¡Soy Libre camarada Petrovish!

                       …..uno nunca va, hasta que no llega…

Hoy terminaba por fin mi documentación aquí por cierto, yo y mi madre somos los primeros que nos dan la categoría migratoria solicitada, de las cual le hablaré en otro momento. En fin después de leer varios artículos de Cubanos y sus historias, me inspiré a contarle a mi amigo Víctor Petrovish, la forma y concepto que tenemos los cubanos de sentirnos libres, aunque algunos aún sigan con pensando que aquello es la libertad.

Hablaré a lo cubano, por tanto, “perdonen los seguidores de otros países”.

Vivir fuera de Cuba, “no es jamón”, pero si puedo decirles que hay varias etapas:

1-El estré:

Esto es algo tan cotidiano en el Cubano, pero estando en Cuba y no teniendo claro donde vas a aterrizar, claro que eso no importa, siempre que más nunca tengas que montar un camello, una güagüa a las 12 del mediodía ó un camión de pasaje, el verano sin ventilador, la cola para el picadillo de soja, entre miles de cosas más que solo el que ha vivido en Cuba lo sabe.

2-El síndrome de la cuerda floja: este es sencillo de explicar, en palabras de cubanos(¿¡qué si me voy!?,¿¡qué si me quedo!?)

3-Los combatientes de emigración: estos (“pelotudos” a lo argentino) te hacen conocer que es de verdad lo peor de Cuba…. Maratonica espera, la carta blanca, la liberación del trabajo, pasaporte, carta de invitación, en fin para que hablar, y eso que ahora se han agilizado algunas cositas.

4-Aeropuerto: llegaste casi 8 horas de antelación, para no cojer riesgos que el auto se averie en la única y mala autopista. Ha sido un camino largo.

5- Los uniformados de emigración nuevamente: te hacen palidecer, a mi me hicieron sacar, todos los tarecos de mi maletín para revizar un paquete de sal, bueno verdad que me la comí,¿que hacía yo con un paquete de sal cubana?.

6- La ventanilla de Control de pasaporte: momentos de tensión, el guardia te pide el pasaporte lo reviza de arriba a bajo como una novela, te mira a la cara, si traes un pañuelo o gorra te dice: ¡descubrase!.

¿Qué carajo buscará? me pregunto, para colmo si eres mujer mira 40 veces el espejo que tienes a la espalda(para vacilar será) y tu sudando como un buey a pleno sol de agosto. Entonces el interrogatorio:

¿A donde vas?

¿Por qué?

¡Visita por tres meses, verdad!

Y vuelves. Y tu respondes dentro de tí:( -si,……esperame.)

Por supuesto compañero.

Finalmente el cuño¡………coñooo!

7- El avión: un retrazo, entonces comenzamos a pensar cosas como:( seguro es por mí, ¡usted veraaaa!) seguro se enteraron de los 50 filas que le dí al director de mi empresa para que me liberara pronto de mis funciones y me proporcionara la firma.)

8- Dentro del avión, te cansas de buscar el asiento, lo encuentras pero ahora va a despegar y no sabes ponerte el cinturón entonces miras al que esta al lado y si tienes suerte te explica, o copias. Así pasa con los audífonos que se conectan en los brazos del asiento y para que hablar del monitor de espaldar ha esa hora queremos escudriñar todo, pero la gran odisea es cuando no toca ir al baño que no sabemos como descargar.

Y la pregunta del cubano después que relacionó con alguien: ¿se podrá pedir otra Coca Cola? Con miedo que la alzafata de una mala contesta.

9- Llegaste: No sabes el idioma, te mueves dentro de un verdadero gigante aeropuerto, no encuentras nada, te guías por los que caminan a tu alrededor como robot asustado.

El celular nunca lo has usado con internet, no entiendes nada.

10-Inmigración:(la otra era emigración) aunque no te quieran, te tratan con respeto.

11- Llegaste a la libertad, a lo pulcro, donde no hay basura tirada en cada esquina, donde hay papel sanitario permanente en cada baño, donde los autos te dan la imagen que todo el mundo es millonario. Mujeres maquilladas, con una fragancia que enamora a cualquiera.

Esta libertad te comienza a llevar a la realidad escondida, viajas en internet que te cuesta trabajo dejar el computador.

Enseguida te preguntas: ¿qué es un parquímetro?,¿qué es un cajero automático y como funciona? ¿Como aprendo este idioma raro?, pasan días sorprendentes, no encuentras trabajos, los amigos son los de la internet. Entonces continuas adelante estudiando la zona, tienes miedo montar en el metro y perderte, no conoces el ambiente y te salta el estómago de por todo lo que ves y pasas. Pero el cuban es bicho malo y siempre encuentra como salir adelante.

12- La etapa del hipnotismo: todo es magnífico, todo te parece relajante, fácil, pero la cosa empieza a preocuparte te conoces toda la ciudad y nada de empleo.

13- El gorrión: todo comienza a hacerte pensar en Cuba. Un día buscas en internet noticias de Cuba, de tu pueblo en Cuba, de los amigos de Cuba, todo se te vuelve Cuba. Extrañas a el congrí , la carne de cerdo que no sabe iguales, el yogurt de soya, hasta el aqua, comienzas a delirar hasta con el noticiero y buscas ver hasta al Elpidio Valdés en la internet. Cuando llega el día de las madres gastas todo para hablar con mamí, si dejaste la mujer en Cuba, tratarás de buscar solución urgente, pues la soledad te mata y las mujeres de donde estás ni te miran.

14-Comienzan las nevadas, magnífico, hermoso al cuarto día estas tan molesto que te enfermas, pero tienes que trabajar, aquí todo cuestas.

15- Los amigos del barrio: todos pidiéndote recargas para el teléfono como si 20 dolares fuera dar un tropezón, hasta que pones bien grande en la red de redes: ….¡cojones no recargo a nadie!…

16-La última etapa: resignación. Solo queda echar para adelante.

17-El regreso: las expectativas son tantas, los deseo, ilusiones, amores, besos, pero llegas nuevamente al suplicio de ser mirado, por los de uniformes en la aduana, al calor que deseas, pero que te parece molesto hasta en el carro que alquilaste y te costo mucho.

18-El barrio: todos salen a recibirte, hasta los chivatos que hablaron mal, incluso el vecino que un día te negó algo, a veces tú ni recuerdas, o te haces el olvidadizo, muchos descansan, otros buscan la botella de ron, regalan dinerito reparten cosas el mismo día de llegada, en fin amigos la vida del cubano es un espiral, siempre regresamos.

19-La segunda partida: aunque es diferente, vuelves a pasar la misma historia, con la excepción que por suerte nunca esta el mismo oficial de emigración, pues sino te podría llamar: mentiroso te quedaste.

Este texto dedicado a todos los cubanos inmigrantes y emigrantes, refugiados y exciliados, a mis hermanos salud, y suerte.