¿Mamá, me hago un tatuaje?

…las marcas pueden ser el camino al recuerdo y el final para ser olvidado….”

El derecho de hacer con sus vidas y cuerpo lo que desee es cuestión de las personas, ahora la aceptación o no de la población de esta práctica ansectral, es otra cosa.

Una amiga rusa me preguntaba:¿ te gustan los tatuajes?, al quedarme como idiota mirando su mano tatuada totalmente, solo pensé mi respuesta y contesté: no.

Ahora eso no quiere decir que aborrezco las personas por tatuarse la piel. Esta fue mi respuesta.

Su reacción por suerte fue sonreír, algo inusual en las chicas rusas, en fin, creo tres cosas: 

1- la libertad de hacer con su vida lo que desee es parte absoluta de cada cual.

2- los riesgos o no son responsabilidad solo suyas

3-creo la influencia y educación son parte de la acciones que hacemos en nuestra vida.


Ahora bien alertar algunas cosas por favor:

1- si va a tatuarse este seguro del paso a dar.

2- investigue sobre lo que se tatuará y de la calidad que tiene el tatuador, así como responsabilidad.

3- nunca deje su hijo siendo menor tomar esta desición.



Ahora conozcamos de donde salieron los tatuajes:


La evidencia más antigua de tatuajes en momias se encontró en una perteneciente a la Cultura Chinchorro en la costa de Chile. En estas se conservan tatuajes existentes datadas en el año 2000 a. C. Este tatuaje consiste en un bigote delgado sobre el labio superior de un hombre adulto.


Inclusive, en la misma zona se ha encontrado evidencia arqueológica que datan de hasta 60 000 años de antigüedad que podrían representar herramientas para el tatuaje.


En 1991 se encontró una momia neolítica dentro de un glaciar de los Alpes de Ötztal, con 57 tatuajes en la espalda. Esta momia es conocida como el «Hombre de Hielo», es el cadáver humano con piel más antiguo que se ha encontrado y su antigüedad varía según distintos autores: Cate Lineberry, le ha calculado unos 5200 años de antigüedad. Sin embargo, las distintas culturas que utilizaron el tatuaje lo hicieron de distintas maneras; tanto como arte, en el sentido de creación de significados rituales o simbólicos, como ocurría en el Antiguo Egipto, como para marcar o señalar a los criminales, que es el caso de las antiguas Grecia y Roma. Incluso se cree que, por su posición en el «Hombre de Hielo», las marcas cumplieron un fin terapéutico, semejante a la acupuntura. Otras famosas momias antiguas con tatuajes que se han encontrado han sido la momia de Amunet, proveniente del Antiguo Egipto, y la momia está demostrando que la práctica del tatuaje es tan antigua como la historia de la humanidad. Además también se utilizaba en algunas tribus para diferenciarse los unos con los otros.


En 2006, también en la costa norte de Perú, se dio a conocer una momia de hace 1500 años en el Complejo Arqueológico El Brujo: la Dama de Cao, en cuyos brazos y manos aún se conservaban tatuajes de serpientes, arañas, cocodrilos, monos, leopardos,abejas, unicornios y mariposa


Polinesia


Aparentemente, esta región del mundo es la que posee la tradición tatuadora más amplia. Las diferentes tribus de la Polinesia utilizaban el tatuaje como una ornamentación corporal, sin que por ello éstos pierdan su fuerte sentido comunal. El tatuaje comenzaba a muy temprana edad y se prolongaba hasta que no quedase región del cuerpo virgen de los pigmentos. Más allá de su sentido estético, el tatuaje confería jerarquía y propiciaba el respeto comunal a quien los llevaba en su piel: cuanto más tatuado estaba alguien, más respeto se le debía. De manera particular, los maoríes utilizaban el tatuaje para la batalla. Los dibujos que llevaban en la piel contribuían a su famosa estrategia de asustar a sus enemigos. La práctica de tatuar se desarrolló durante miles de años y alcanzó un punto culmen con el perfeccionamiento de motivos geométricos. El tatuaje se utilizaba para identificar a un individuo. Además, indicaba el paso de la adolescencia a la madurez.


Egipto


En Egipto eran sobre todo las mujeres quienes se tatuaban. Se le conferían al tatuaje funciones protectoras y mágicas. El carácter sobrenatural del tatuaje no fue exclusividad de Egipto: muchas culturas le otorgaron este poder a los tatuajes. Los relacionaban mucho con las deidades y con la protección.


América


En América del Norte, los indígenas utilizaban los tatuajes como parte del ritual de paso. Cuando una persona pasaba de la pubertad a la adultez se la tatuaba con el fin de proteger su alma. Sin embargo, ésta no era la única utilización ritual que se hacía del tatuaje en esta región del mundo. En América Central, las tribus utilizaban los tatuajes a modo de conmemoración de los caídos en batalla y como forma de adoración de los dioses.


En el hemisferio sur del continente americano, tribus indígenas también pintaban sus cuerpos, pero no de manera permanente. Pigmentos creados con flores y grasas vegetales como de animales, daban nuevos tonos que acompañaban sus rituales de manera temporal con significados igual de profundos y espirituales, de los cuales se despojaban una vez terminaban el rito. Los yaganes, aborígenes de Tierra del Fuego, usaban pinturas para sus ceremonias; por ejemplo, el chiejaus, un rito de iniciación en el que los jóvenes debían pintarse el cuerpo y la cara con barro y otras mezclas hechas con aceites y tierra roja, cambiando a menudo el diseño. También se pintaban para celebrar casamientos y durante el duelo tras un fallecimiento.

En fin amigos, repito no me gustan, pero usted es libre de hacérselo, al fin todos somos humanos pensadores y responsable de nuestros actos, ¿o no?.